Buscar

Fundación Contemplare: iterando el modelo de negocio del "Amazon" de los monasterios

Actualizado: 17 ene

Sobre cómo ha ido iterando el modelo de negocio en la Fundación Contemplare. Un proyecto de ayuda a los monasterios


Hace ya varios años que me uní a este magnífico proyecto de la mano de Mónica Artacho y Alejandra Salinas, dos extraordinarias personas que confiaronen mí para ayudarlas a crecer una idea que me pareció apasionante desde el primer momento. A lo largo de estos años he ido conociendo a muchas personas cada cuál más interesante y con algo en común entre todas: la voluntad de ayudar.


Y al más puro estilo de una start up, con muy pocos recursos y muchas ganas, he tenido la suerte de poder aportar mi granito de arena a este proyecto, que cuanto más tiempo pasa, más me enamora.


Fundación Contemplare: Un modelo de negocio en constante iteración.

A lo largo de todo este tiempo hemos partido de un modelo tradicional, que se complementó con un modelo eCommerce al uso y que empieza a evolucionar a un modelo de plataforma tipo marketplace. ¿Y cómo ha ido surgiendo cada uno de los planteamientos dentro de la Fundación Contemplare?


Se trata de un proyecto especial, para ayudar un colectivo muy concreto y por tanto sin ánimo de lucro, por lo que la pregunta inicial en cada momento de iteración siempre es la misma: ¿Cómo se puede ayudar más?


Al principio y más allá del modelo tradicional de venta directa a consumidor y empresa, se pensó que se podría crear un eCommerce para vender los productos, salvando de esta forma 2 de las barreras principales que se tenían: vender más allá de Madrid y vender más allá de Navidad, de una forma más constante. Aún estando en contexto de muy pocos recursos, este nuevo modelo precisó en el camino de incorporar nuevas capacidades para resolver los retos logísticos y de gestión, por lo que, incorporamos un pequeño sistema de gestión y tras valorar diferentes opciones, seleccionamos un operador logístico para centralizar tanto la compra de los productos de los Monasterios como el reparto de los pedidos de los clientes. Muy importante en este momento fue la integración tecnológica de los 3 sistemas: eCommerce, logístico y gestión y el posterior aprendizaje interno a las nuevas formas de trabajar.

Con el paso del tiempo y la consolidación del modelo y los procesos surgieron nuevos retos que precisaban de la iteración tanto del modelo de negocio como de cada uno de los elementos y procesos que habíamos incluido, tanto a nivel web/eCommerce, como logístico y de gestión.

Dado el nivel de riesgo que se asume con la compra del producto a los monasterios por parte de la Fundación y para evitar un problema de caja, había que pensar la fórmula para ayudar más en momentos de baja demanda (fuera de Navidad), y de ahí empezamos a valorar la posibilidad de generar un segundo modelo logístico de reparto directo desde cada Monasterio que podría evolucionar a un modelo de marketplace, dando un rol activo a los monasterios. Había que testar si el cliente vería bien entrar en un modelo de este estilo con diferentes modelos de reparto y quizá costes logísticos y además la viabilidad de que los monasterios pudieran asumir parte de la gestión ya que la gran mayoría no usan ciertos recursos tecnológicos y la adopción de los procesos pudiera ser complicada. Así que decidimos testar inicialmente la parte de cliente y realizar manualmente la gestión de pedidos con los monasterios en modo piloto. En ambos casos la experiencia ha sido un éxito y ya se está hablando con algunos para poder crear procesos más independientes. Y en el camino, pues se ha mejorado la experiencia web, la gestión, etc... siempre con unos recursos limitados pero con muchas ganas.


¿Y qué otras posibilidades se abren a futuro en este modelo iterativo de la Fundación Contemplare?

Especialmente me gusta ésta. El entrar en un modelo de plataforma abre algunas vías que se podrían explorar, como por ejemplo incorporar a nuestra plataforma, personas o instituciones que sin ser monasterios ya están realizando ventas, en parroquias, en localidades concretas.... y más aún ¿Qué pasaría si cediéramos nuestra plataforma, nuestra tecnología a esos terceros que organizan localmente ventas de productos de monasterios en parroquias o localidades para que puedan tener su espacio online también? Está por ver si tiene sentido, pero por algún sitio se empieza.


27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo